Questo sito contribuisce alla audience di

Un Castillo Pop-Up

Hacía tiempo que yo tenía un librito cerca del teléfono: uno de esos libritos que te regalan, o que camprás como recuerdo en la boutique de un museo, 11 cm x 8,50 cm, de páginas blancas o de color natural, que habría que llenarlos de notas o croquis.

Allí estaba, pero no le había escrito ni un nombre ni una dirección ni una fecha, y sin embargo la idea salió del librito: transformar sus páginas en escenas popup con castillos y carrozas. Y empecé con el castillo.
Elegí cuatro páginas y doblé por la mitad las dos centrales.

Dibujé la ságoma de un castillo sobre una de las partes dobladas.

Volví a extender las dos páginas y, manteniéndolas unidas, recorté la ságoma para tener en cada una de ellas una torre del castillo. Pinté de gris las dos siluetas.

Imaginé el exterior de mi castillo, dibujé un poco del interior, tracé otras dos torres en la parte posteror, y recorté el portón de ingreso. Pinté el paisaje circundante en las dos páginas que habían quedado hasta ahora lisas y blancas. Encolé la parte blanca de una de las páginas internas sobre la correspondiente página de paisaje y dejé secar cerrando el librito pero cuidando que la cola no llegara al castillo.
Abrí el librito y, como último paso, junté las dos alas del castillo con un trocito de cinta scotch, por el lado interior para que no se note.
Y aquí está mi castillo.

Ultimi interventi

Vedi tutti