Questo sito contribuisce alla audience di

Valsa da tunisia

"Y tomé a la guitarra como compañía, yo le conté mi soledad, ella me contó la suya..."

 

 

 

 

 

 

Valsa da tunisia

Y tomé a la guitarra como compañía, yo le conté mi soledad, ella me contó la suya, me hizo pensar que no hay cuerda
que suene con profundo vigor
si no padece saudade,
me habló
de muchas penas de amor,
su rostro, su forma de mirar hablar andar,
y de sentires
que nunca volverán a ser los mismos…

De repente
paró con su tristeza y sonrío
con todo el esplendor
de un viejo animal sabio…

Y me miró
con intensidad, fíjate, susurró,
dentro de un rato te irás,
me dejarás en un rincón sin tus caricias,
me dejarás en un silencio.
Y mañana otras manos se encontrarán con mi piel
haciéndome sonar
otras canciones.

Y me miró con intensidad y susurró,
si yo en definitivo
me perdiera en la pena de perderte
nunca más podría gozar
estremecida
por mi vibración.

Y me miró con intensidad y susurró,
sé guitarra.
Contén
siempre
sonido, de modo que la poesía
siempre encuentre en ti
modo de ser.

Tratto da:
 
http://mirada.arkania.org/mandel/2004_09_01_mandel.html