Questo sito contribuisce alla audience di

70 anni di Paperino

Quant'è bello pensare alla Disney, i suoi personaggi, hanno fatto crescere, milioni di ragazzini, con l'idea che il mondo fosse un po' diverso da quello che è in realtà. Allegria, debolezze, ma tanta bontà. Tra tutti i personaggi dell'immenso mondo Disney, quello che mi ha sempre fatto immedesimare di più è stato Paperino, sfortunato, ma sempre pronto a ripartire, sognatore e molto "umano", più del perfettino, Topolino. Bene 70 anni e non li dimostra, un compleanno che si celebra in tutto il mondo.

Los gruñidos del pato Donald quedaron hoy silenciados por las notas del cumpleaños feliz cuando este personaje de los dibujos animados festejó su 70 aniversario con su propia estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

El regalo llegó con retraso porque, según su filmografía, que en su caso serviría de partida de nacimiento, Donald nació el 9 de junio de 1934, fecha de la que data su primera aparición en cine, en el cortometraje “La gallinita sabia”.

Una razón más para que este conocido gruñón de la pantalla volviera a quejarse por el retraso en el festejo, pero todos los allí congregados están acostumbrados a sus pataletas.

Entre los asistentes estaban Mickey y Minnie, Goofy, Pluto y, por supuesto, su amada Daisy, que se unieron al alcalde honorario de Hollywood, Johnny Grant, en esta nueva celebración de la fama de Donald.

“Desde sus comienzos modestos como un pato de granja, Donald se ha convertido en uno de los ídolos culturales más queridos del planeta”, reconoció la Cámara de Comercio de Hollywood, encargada de la concesión de las estrellas.

El pato se convierte así en la 2.257 estrella del Paseo de la Fama de Hollywood, un recordatorio situado en el número 6840 del bulevar de Hollywood, a la puerta de la tienda de Disney, el estudio que le dio vida.

Esta es la primera estrella para Donald, aunque no la primera para un personaje de dibujos animados, pues desde hace años Mickey tiene la suya, al igual que el conejo de la suerte Bugs Bunny y, más recientemente, Los Simpsons.

Aunque no tuviera estrella, Hollywood no se había olvidado de este pato que fue recibido en el mundo del cine con los brazos abiertos.

“Donald fue un personaje al que no pudimos resistirnos y que el público aceptó desde el principio”, resumía su creador, Walt Disney, cada vez que le preguntaban por este pato.

Las huellas del palmípedo están en el cemento de la entrada del teatro Chino de Hollywood, junto con los tacones de Marilyn Monroe o el cigarro de Groucho Marx, donde aún son una parada obligada para los que visitan la meca del cine.

Además, el Paseo de la Fama contaba desde hace años con un recordatorio hacia el pato, en concreto hacia ese continuo gruñido que le dio la fama y que le prestó Clarence Nash, quien contaba con su propia estrella.

El fallecido cantante e imitador de pájaros hizo que Donald hablara en todos los idiomas, igual de ininteligible en inglés, español, francés, portugués, japonés, chino o alemán.

En la actualidad el animador Tony Anselmo se encarga de perpetuar esta tradición, dando su voz a Donald para que pueda continuar su carrera cinematográfica.

Una carrera que, al más puro estilo de Hollywood, ha aprovechado esta celebración para promocionar su próxima película, “Los tres mosqueteros”.

Se trata de un largometraje que se estrena directamente en el mercado del vídeo y el DVD y que, como indica el título, es una peculiar versión del clásico de Alejandro Dumas.

Esta es la primera ocasión en la que el pato Donald trabaja en un largometraje con Mickey y Goofy, con los que antaño compartió numerosos cortometrajes.

En la cinta también tienen un papel Minnie, como la princesa en peligro, y Daisy, como su dama de compañía, además del malo Pete Pata de Palo, la despistada de Clarabella o el fiel Pluto.

Un filme realizado con animación tradicional que está dirigido a los más pequeños, y con los que los estudios Disney esperan que una nueva generación de espectadores conozca al que Nash describió como “el pato más loco del mundo”.

Un regalo que causará nuevos gruñidos de Donald en cuanto vea el cartel de “Los tres mosqueteros” donde, una vez más, Mickey está en el centro de la acción, mirado de soslayo por este pato criado a la sombra del ratón.