Questo sito contribuisce alla audience di

ETA, Euskadi ta askatasuna, terrore in Spagna

Ogni paese vive il suo aspetto storico in maniera molto differente. Se l'Italia degli anni 70 ed 80, ha rappresentato un incredibile periodo di presenza terroristica di matrice politica. In Spagna invece l'indipendentismo di diverse regioni culturalmente avulse dal territorio è stato la culla di movimenti come l'ETA. Un prezzo da pagare alla storia di questo paese diviso da mille culture ed acuitosi nel periodo post franchista. Ecco il sunto della sua origine.

En su origen, ETA nace como alternativa ideológica a los postulados del PNV, impulsada por jóvenes nacionalistas. En mayo de 1962 celebra su I Asamblea, en la que se presenta como “Movimiento Revolucionario Vasco de Liberación Nacional”.

Es en su III Asamblea, celebrada entre abril y mayo de 1964, cuando se comienzan a elaborar sus “principios de la guerra revolucionaria”.

Los primeros actos de ETA se guían por el principio de realizar acciones que provoquen la represión, lo que, según los etarras, va a provocar la movilización de más personas y la multiplicación de acciones.

Entre abril y mayo de 1967, ETA coloca bombas en lugares representativos de la dictadura -sindicatos verticales, cuarteles de la Guardia Civil y delegaciones de Gobierno-. Paralelamente, se cometen varios atracos a bancos.

En marzo de 1968 se producen tiroteos entre etarras y policía franquista, que se saldan con varias detenciones. Con motivo del Aberri Eguna, en abril del 68, tienen lugar choques violentos entre nacionalistas vascos y policía.

Durante el verano de 1968, se vive en Euskadi una escalada de la tensión política motivada por las acciones etarras y la respuesta represiva del régimen a estas acciones. Se establece una dinámica de acción-represión que movilizó a gran parte del pueblo vasco. Este movimiento alcanzó su cima con motivo del proceso de Burgos, el 3 de diciembre de 1970, en el que fueron procesados 16 etarras. Las condenas fueron 9 penas de muerte y 519 años de prisión para los restantes. Ante las presiones internacionales y nacionales, Franco conmutó las penas de muerte por reclusión mayor.

Entre 1971 y 1972, el descontento social era generalizado y la lucha obrera se traduce en multitud de huelgas y encierros fuertemente reprimidos.

El 19 de enero de 1972, ETA secuestra en Durango al industrial Lorenzo Zabala para reforzar las peticiones de los obreros vascos en huelga. Es liberado tres días después, cuando su empresa anunció la readmisión de 183 obreros despedidos por ir a la huelga.

En enero de 1973, es secuestrado el industrial Félix Huarte para apoyar a los trabajadores en huelga en una de sus empresas. Los trabajadores obtuvieron el aumento salarial solicitado.

Durante ese año, las operaciones contra ETA se convierten en enfrentamientos armados entre nutridos contingentes de la Guardia Civil y pequeños comandos de etarras. Mientras, la extrema derecha atacaba con bombas y metralletas las casas de los nacionalistas vascos más prominentes.

El 8 de junio, Luis Carrero Blanco fue nombrado presidente del Consejo de Ministros. Dos días después, anunció la formación de un nuevo gobierno que satisfacía las exigencias de mano dura que reclamaba la extrema derecha.

Con el objeto de reprimir la creciente movilización obrera y de aplastar a los sindicatos clandestinos, el Gobierno preparó el Proceso 1001 contra diez miembros de CCOO. El 20 de diciembre de 1973, quince minutos antes del inicio del juicio, un espectacular atentado etarra acabó con la vida de Carrero Blanco. Franco nombró a Arias Navarro como sucesor.

Con Franco ya enfermo, las divisiones internas, las presiones de la extrema derecha por imponer mano dura y la creciente movilización social, el régimen se debilitaba.

El 13 de septiembre de 1974, la cafetería Rolando de Madrid, frecuentada habitualmente por policías, fue objeto de un atentado con explosivos. Murieron trece personas -varios policías entre ellos- y más de setenta resultaron heridas. La violencia empleada por ETA comenzó a cambiar las simpatías hacia la banda terrorista.

El 27 de septiembre de 1975, cinco miembros de ETA y del FRAP fueron ejecutados en medio de la repulsa nacional e internacional, lo que reforzó el prestigio de los sectores más aperturistas y liberales.

Con la muerte de Franco el 20 de noviembre de 1975 y el traspaso de la jefatura del Estado al Rey Juan Carlos, el camino hacia la democracia comenzaba a allanarse.

Durante la transición política, que se desarrolló en un clima de inestabilidad provocado por los sectores más inmovilistas, la actividad etarra descendió, aunque nunca llegó a desaparecer. Sin embargo, con el sistema democrático y autonómico ya en marcha, las acciones terroristas aumentaron progresivamente, cebándose especialmente en miembros de las Fuerzas Armadas, lo que provocaba la reacción de la extrema derecha y animaba a los militares más conservadores a la imposición de otra dictadura.

Commenti dei lettori

(Inserisci un commento - Nascondi commenti anonimi)
  • GEORGE BUSH

    03 Nov 2008 - 22:17 - #1
    0 punti
    Up Down

    WHAT HAPPEN ,YOU VOTE FOR BARACK OBAMA IS AN ORDER MINEEE.