Questo sito contribuisce alla audience di

La questione del matrimonio gay

La Spagna è stao il quarto paese nel mondo a rendere possibile il matrimonio omosessuale. Sicuramente la questione ha portato sotto i riflettori l'amministrazione Zapatero. Dopo l'entusiasmo internazionale per una scelta e coraggiosa, che ha reso il primo ministro spagnolo una vera icona per i gay nel mondo, nel paese si è aperta una spaccatura, tra i tradizionalisti (non solo conservatori) e coloro che invece ritengono una grande conquista per il paese l'iniziativa governativa. Seguiamo un paio di articoli e gli interessanti link, con i diversi punti di vista.

No es casualidad que la reivindicación del matrimonio gay, apadrinada por dos políticas de izquierdas como son Inés Sabanés (IU) e Trinidad Jiménez (PSOE) se produzca en un momento en el que la izquierda ha perdido la capacidad de hacer propuestas capaces de articular un conjunto amplio de intereses representativos. La causa del matrimonio gay es obviamente como una de tantas de la izquierda española actual, como Irak, como el nacionalismo, como el gratis total en el transporte o las escuelas abiertas en jornada completa.

A la izquierda no le interesa ni el pueblo iraquí, ni la cuestión nacional, ni los usuarios del transporte público ni los niños que asisten o dejan de asistir a la escuela. Estos asuntos son simples cuestiones retóricas. Lo que cuenta es encontrar un asunto que reconforte el corazón izquierdista de unos electores descreídos y escépticos, un tema en el que la izquierda demuestre que lo sigue siendo. El matrimonio gay parece ser uno de ellos. En este punto, la izquierda se imagina –pensar, lo que se dice pensar, no parece que piense mucho– que tiene un caso por donde empezar a reivindicarse a sí misma.

Efectivamente, supuesta la igualdad jurídica, la libertad individual y la neutralidad del Estado en cuestiones ideológicas, religiosas o de género, como ahora se dice, parece difícil rebatir el argumento de que dos personas del mismo sexo tienen el mismo derecho que otras de diferente sexo para inscribirse en el registro civil como matrimonio, que es lo que quieren las parejas gays promocionadas por nuestras amigas políticas.

Ocurre que ni Sabanés ni Jiménez parecen darse cuenta de que están utilizando un argumento liberal, o quizás sería mejor decir, como en Estados Unidos, libertario. Si aceptan el argumento de que el Estado debe ser neutro en una cuestión como la del matrimonio (y la familia), en la que está en juego el fundamento mismo de la sociedad tal como la conocemos hoy en día, les va a resultar muy difícil seguir defendiendo que el Estado siga interviniendo en asuntos importantes, sin duda, pero mucho menos esenciales, como son las condiciones del despido, el salario mínimo o las regulaciones de horarios comerciales. Si el Estado no tiene derecho a definir lo que es o no es una familia, ¿qué derecho tiene a definir en qué condiciones un empresario decide despedir a un trabajador? ¿En virtud de qué podrá imponer un salario mínimo o dictar los horarios de apertura de un comercio?

Continua su…. http://revista.libertaddigital.com/articulo.php/1276205229

El Congreso de los Diputados, la cámara alta del parlamento, resolvió por 187 votos a favor y 147 en contra legalizar el matrimonio homosexual, norma que será promulgada por el próximo Consejo de Ministros, convocado para este viernes.

La oposición parlamentaria a la ley provino del centroderechista Partido Popular (PP), el principal grupo de oposición, apoyado por la jerarquía de la Iglesia Católica y por el conservador Foro de la Familia, que presentó el miércoles al Congreso de Diputados 600.000 firmas contra la norma, asegurando que las mismas se suman a 500.000 ya entregadas en abril para accionar una consulta popular.

Con esta ley, España se pone a la cabeza de los Estados que reconocen los derechos de los homosexuales, junto a Bélgica, Holanda y próximamente Canadá, donde hace dos días la Cámara de los Comunes aprobó una ley similar.

También la nueva norma permitirá la adopción por parte de parejas del mismo sexo, un derecho implícito en la ley matrimonial pero que en otros países se lo ha excluido expresamente o lo incorpora con limitaciones.

Zapatero explicó ante el Congreso que la ley permite construir ”un país decente, porque una sociedad decente es aquella que no humilla a sus miembros”.

Además, señaló que pronto ”vendrán otros muchos países impulsados por dos fuerzas imparables: la libertad y la igualdad”, que adoptarán leyes similares y avanzarán en la conciencia de la sociedad.

En ese sentido Beatriz Gimeno, presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays y Transexuales (FELGT), dijo estar convencida de que ahora ”hay que pasar de la lucha de trincheras a la de los despachos para hacer programas y proyectos que vayan erradicando la homofobia social”.

No se trata solo de lograr que la legislación no les impida llevar una vida normal, sino de que en la sociedad desaparezcan los estereotipos y discriminaciones contra los homosexuales, lo que requiere no solamente leyes sino también educación y concienciación, añadió.

Continua su…. http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=34355